Feed_nutrition
Un aspecto clave de la sustentabilidad de la acuicultura del salmón es la cantidad de harina y aceite de pescado contenidos en los suministros de alimentación de la industria, los cuales son recursos finitos. La disponibilidad de dichos recursos depende de las cuotas disponibles y del nivel de consumo humano directo.

La industria salmonera ha aumentado de unos cuantos miles de toneladas a principios de los años 1970 a más de 1.6 millones de toneladas en 2011. Durante el mismo periodo, la producción mundial de harina de pescado ha permanecido estable. Como resultado de la demanda de los consumidores, la presión sobre estos valiosos recursos sufrirá un aumento en los próximos años a partir de una serie de industrias. GSI ve la sustentabilidad de fuentes alimentarias como un reto emergente para la industria. Trabajando juntos y en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), nuestro objetivo es investigar y desarrollar nuevos proyectos para apoyar la gestión sustentable de los recursos disponibles y analizar el potencial de recursos alternativos.

Es una ambición clara de GSI reducir nuestra dependencia de las materias primas marinas, y en los últimos 20 años, los productores de salmón han estado sustituyendo gradualmente las materias primas marinas con materias primas vegetales, logrando mantener al mismo tiempo los beneficios para la salud y la alta calidad del salmón de cultivo.

Asimismo, estamos trabajando en estrecha colaboración con una serie de empresas de productos alimentarios; EWOS, Skretting y BioMar, para asegurar que el salmón de cultivo siga manteniendo sus altos niveles de nutrientes y ácidos grasos, y al mismo tiempo estamos trabajando para reducir la presión sobre las materias primas. A pesar de la disminución en el uso de aceite de pescado en los últimos años, el salmón de cultivo sigue siendo una de las mejores fuentes de Omega 3 y ofrece una serie de beneficios para la salud del consumidor.